CONTACTANOS

032-871-125

ATENCION

08:00AM-17:00PM

ESCRIBENOS

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Remembranzas de nuestros ancestros

REMEMBRANZAS

Un desborde de alegría, colorido y tradición se vivió durante el octavo Festival Cultural “Remembranzas de nuestros ancestros” realizado en el Complejo Turístico La Moya, como parte de las actividades conmemorativas al recuerdo de los fieles difuntos.

El Ballet cultural del GADM San Pedro de Pelileo abrió el espectáculo con una demostración de talento y energía, ofreciendo un variado repertorio coreográfico del folclor ecuatoriano que contagió de emoción a los miles de asistentes, que premiaron el esfuerzo con merecidos aplausos.

Posteriormente se llevó a cabo el Primer Encuentro Provincial del Danzante, personaje tradicional de las octavas del Corpus Christi que representa la fuerza y la riqueza de la tierra, y que, a través de su baile, rinde homenaje a la Pachamama (Madre Tierra) por la cosecha recibida.

La  delegación de Danzantes de Salasaka, ataviados con un atuendo multicolor lleno de encajes, bordados, monedas antiguas y un penacho con espejos, pedrería y plumas, danzaron al son del pingullero que acompañó con melodías autóctonas del pueblo Salasaka.

Posteriormente los danzantes de Santa Lucía Arriba, perteneciente al cantón Tisaleo acompañados por músicos de Apatug del cantón Ambato ofrecieron una coreografía representativa de la resistencia de los pueblos indígenas a los poderes de la colonización.

No menos impresionante y expresiva fue la participación de la parroquia San Andrés de Píllaro que mediante su danza reflejó un gran sincretismo religioso y cultural ya que su baile gira alrededor de la “Santa Custodia” que lleva consigo el prioste de la fiesta.

Los danzantes de Pujilí, provincia de Cotopaxi pusieron el broche de oro a la programación, vistiendo un atuendo impresionante en el que resalta el cabezal adornado con plumas de cóndor, hilos de oro y pedrería que transmite fuerza al danzante que lo lleva  y significan la riqueza y poderío de nuestra tierra.

Mientras se desarrollaba el evento; Lizbeth Veloz Castro, reina de Pelileo ofreció a todos los asistentes la tradicional colada morada con pan. Finalmente la orquesta Explosión Aymara encendió la fiesta con música para todos los gustos.

COMUNICACIÓN INSTITUCIONAL