Personajes historicos

233

Padre Jorge Chacón A.

Pedagogo, teólogo y sacerdote jesuita nacido en Pelileo, provincia de Tungurahua el 17 de septiembre de 1905.
Tenía quince años de edad cuando ingresó a la orden de los jesuitas, y luego de haber realizado estudios superiores en el Colegio de Oxford, donde obtuvo el grado de Doctor en Teología, pasó a España para continuar sus estudios de Filosofía.
A su regreso al Ecuador sirvió durante 20 años en el Colegio San Gabriel de Quito, como prefecto y ministro. Fue director de la Academia Juventud Nueva Ecuatoriana, rector del Colegio San Gabriel, del Colegio Loyola, de la Universidad Católica, del Colegio Rafael Borja de Cuenca y del Colegio Javier en Guayaquil.
Escribió y publicó textos de historia y geografía del Ecuador; de inglés, castellano, preceptiva y crítica literaria.
Desde 1973, hasta su muerte ocurrida en Guayaquil el 5 de marzo de 1984, fue Rector del Colegio Nocturno 20 de Abril.
«Sus sabias enseñanzas de inmenso significado cristiano son el baluarte en el cotidiano quehacer de miles de jóvenes que vimos en él al educador y apóstol, para quien la formación plena de la juventud no se concebía sin una profunda formación religiosa que ardía en sus entrañas y la inculcaba con el único fin de acrecentar la Gloria de Dios y hacer el bien a cuantos le rodeaban»

 

223111

Dr. Dario Guevara Mayorga

Realizó sus primeros estudios en el Cantón Pelileo y muerto su padre, después de atravesar muchas dificultades económicas, pudo salir a Quito. Su madre vivía en Lligua y le enviaba algún dinero pues se había vuelto a casar. El joven Darío era huésped en casa de su padrastro durante las vacaciones, que volvía al campo a recoger frutos como duraznos, maíz, fréjol, cebada y otros. También ayudaba a moler en rueda de piedra que se movía con el chorro de agua del río Lligua. Tuvo, pues, una niñez y juventud esforzadas.

En 1.922 llegó finalmente a matricularse en el Normal Juan Montalvo cuando aún estaban en nuestro país los maestros de la Misión Pedagógica alemana realizando las reformas que la educación requería. Graduado en 1.928 de Preceptor Normalista tuvo dificultades para obtener empleo pues eran solamente diez los nuevos maestros para toda la República, finalmente consiguió una vacante rural. Dedicaba una parte de su escaso sueldo a la compra de libros que leía cuidadosamente, tomando apuntes y marcando las partes que más le interesaban.

"Nacido en la entraña del pueblo, estudioso del idioma, hablaba el quichua a la perfección, dedicó buena parte de su tiempo al estudio de todo cuanto se relacionaba con la raza, sus usos y costumbres y falleció en Junio del 76 a los 71 años de edad."

Está considerado uno de los mayores polígrafos ecuatorianos del siglo XX pues su producción abarca no solamente el ensayo pedagógico sino también un vasto campo de investigación en muchas disciplinas del saber ecuatoriano.

Como maestro tuvo la fe profunda, el renunciamiento total, la didáctica creativa. Elaboró una teoría sobre las influencias recíprocas del quichua y el castellano en el Ecuador, que se mezclan en el habla cotidiana del hombre interandino de estas regiones, bien es verdad que no fue el primero en recordarlo, pues ya lo había hecho Julio Tobar Donoso en "El lenguaje rural de la región interandina", pero tuvo el acierto de sistematizar el tema a profundidad y de aportar las razones científicas para ello.